You are here
OSH_002035_0.jpg

Propósito de la evaluación de riesgos

Los empresarios tienen el deber general de garantizar la seguridad y la salud de sus trabajadores en todos los aspectos relacionados con el trabajo. El propósito de llevar a cabo una evaluación de riesgos es permitir a las empresas adoptar las medidas necesarias para proteger la seguridad y la salud de sus trabajadores.

Entre estas medidas cabe mencionar las siguientes:

  • prevenir los riesgos laborales;

  • proporcionar información a los trabajadores;

  • proporcionar formación a los trabajadores;

  • proporcionar la organización y los medios para adoptar las medidas necesarias.

Si bien el propósito de la evaluación de riesgos es prevenir los riesgos laborales, y esto debería ser siempre el objetivo, no siempre será posible en la práctica. En los casos en que no sea posible eliminar los riesgos, se deberá intentar reducirlos y controlar el riesgo residual. En una fase posterior, y como parte de un programa de revisión, es necesario reevaluar el riesgo residual y considerar si es posible su eliminación teniendo en cuenta, quizá, nueva información.

La evaluación de riesgos deberá estructurarse y aplicarse de forma que permita a los empresarios:

  • determinar los peligros derivados del trabajo y evaluar los riesgos asociados a estos peligros, para así poder planificar las medidas necesarias para proteger la salud y la seguridad de sus empleados y otros trabajadores, teniendo en cuenta los requisitos legales;

  • evaluar los riesgos para hacer la selección más adecuada de los equipos de trabajo, sustancias o preparados químicos, la configuración del lugar de trabajo y la organización del trabajo;

  • comprobar que las medidas adoptadas son adecuadas;

  • establecer prioridades en la adopción de medidas adicionales si resulta necesario en la evaluación;

  • demostrarse a sí mismos, a las autoridades competentes, a los trabajadores y a sus representantes que se han considerado todos los factores relativos al trabajo y que se ha realizado un juicio válido e informado sobre los riesgos y las medidas necesarias para proteger la salud y la seguridad;

  • garantizar que las medidas preventivas y los métodos de trabajo y de producción que se estiman necesarios y se adoptan tras una evaluación de riesgos mejoran el nivel de protección del trabajador.